Divulgación ‘off the record’ 1 – ¿De verdad divulga quien nada mejor tiene que hacer?

Una tarde leía por redes sociales que «quien divulga es aquel que no sirve ni para investigar ni para enseñar». Una frase realmente triste, ¿no crees? Y desafortunada también. Pero… ¿qué pasa si eres una persona curiosa? Esas que disfrutan de ese mundo que conoce y solo intentan acercarlo a los demás a través de los recursos tan variados que tenemos disponibles.

En este artículo me quiero meter en un ‘fregao’, como muchas veces se dice. Algo diferente. La idea es reflexionar, y hacerlo juntos. Se me ocurrió esto, una carta abierta: dedicada a todos los que publican contenidos de valor; y a quienes leéis, compartís, debatís y ayudáis a difundirlo. ¿Importa la divulgación en estos días? ¿Hay que tener un carnet para hacerlo?

Una vez me dijeron que «divulgar es un gesto de generosidad muy importante». Fue una frase que me llegó, y por ello os lo cuento. Divulgar, sin importar la rama o campo, es una labor que te exige dedicación y tiempo. Así será siempre que se busque proporcionar un contenido serio y de calidad a quien lo espera al otro lado. Entonces, ¿podría ser que divulgue aquel que, sencillamente, siente amor por su oficio? Si me preguntáis a mi, creo que sí.

Vivimos en una época digital cargada tanto de información como de desinformación, a veces difusas y difíciles de distinguir. Un momento donde la divulgación tiene una misión importante: acercarnos contenidos de calidad, reales, a todos aquellos que no disponen de las herramientas necesarias y quieren acceder a ellos. La pregunta clave: ¿quién puede divulgar? Cualquier persona que quiera aportar contenido de valor, opino. Siempre siendo riguroso, eso sí.

Divulga3.JPG
No os quiero engañar: Spider-Man aprovecha sus ratos muertos para ponerse al día con la divulgación

Disponemos de muchos medios. Blogs (como aquí), podcast, vídeos, directos, cómics, animaciones, libros o debates a través de las redes sociales. Y porque el contenido sea serio no significa que escribas un panfleto largo y saborio’. Por el contrario, la divulgación funciona cuando se busca la cercanía con los demás. Mostrarte tal como eres, con tus bromas, guiños o experiencias. Hacer de todo esto una charla entre amigos, donde exponer ideas. Formato libre, pero mensaje claro.

Lo he contado más de una vez, y lo seguiré haciendo. Este espacio que lees, OxoCarbenio, está descrito como un lugar de divulgación. Al otro lado de cada artículo hay una persona que lo gestiona, que en sus ratos libres le gusta aprender y aportar contenidos de valor para quien llegue a este rincón. Y cada artículo está escrito con cariño, porque para mí la divulgación es un aprendizaje global. Una forma de comunicación, entre todos, que nos ayuda a crecer.

«Lo bueno que tiene la divulgación científica es que puedes llevarla a cabo a tu manera, ya que el único límite eres tú mismo. Esta frase, que suena muy a taza de Mr Wonderful, es totalmente cierta» nos cuenta Mario Sánchez, tecnólogo de alimentos, quién nos ofrece su opinión en esta charla. «Hoy en día puedes abrir un blog sin gastar ni un euro o grabarte con un móvil normal y corriente y ya estás haciendo divulgación científica vía escrita, podcast o youtube».Divulga2.JPG

«Aunque lo más importante es el contenido, bajo mi punto de vista, la forma de contarlo también es clave. Si no sabes transmitir de forma efectiva tus contenidos nadie los va a consumir» explica el autor de SefiFood. «Una vez que tienes claro el contenido que quieres mostrar, debes esforzarte mucho por mejorar la calidad de tu comunicación». ¿Cómo lo hacemos?

«Debes ir puliendo cada detalle hasta que quedes contento». Pero, nos cuenta Mario, «esto rara vez pasará, ya que los divulgadores somos muy meticulosos, pero tus seguidores lo agradecerán a la larga. Y lo más importante, verás cómo se refleja en la repercusión de tu contenido y en la aceptación por parte del público». Nos habla desde su experiencia, y lo único que a mi me queda por hacer es agradecerle el rato que nos ha dedicado para hablar de divulgación.

¡Ya ves! Con este proyecto he tenido el placer de conocer a personas muy enriquecedoras. Profesionales realmente competentes que compaginan otras de sus labores con la divulgación, dedicando horas de su tiempo a elaborar estos contenidos y difundirlos. Su trabajo es fantástico, y cargado de igual sencillez. Me gustaría pensar que, aunque no los cite, si leen este artículo se sienten identificados. Todos me hacéis mejor profesional, os lo agradezco.

Porque este ‘quehacer’ te pone en contacto con los demás, aunque a veces tengamos puntos de vista opuestos, ¿no? Compartir, además, es una experiencia que te enriquece todavía más. Las respuestas a tu contenido, los apoyos, los debates. Detrás de la divulgación, os digo, hay muchas historias y muchas personas. Tal vez, otro día si queréis, podríamos continuar deshilando esas experiencias que no se publican, que están ‘off the record, en está maravillosa labor.


Puedes leer otros contenidos relacionados como «Del marketing alimentario hasta las redes sociales: comunicar es una labor delicada», «¿Qué entiendo por divulgación científica?».

🔸 Si te ha gustado suscríbete 📩 a OxoCarbenio con tu email (sobremesa ➡ o móvil ⬇).
🔸 Puedes compartir el artículo 📰 si crees que será interesante para otras personas 🆓.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s