La cocina en época navideña: en directo, consejos básicos de seguridad alimentaria en casa

¿Cómo podemos reducir la contaminación cruzada? ¿Sabemos almacenar adecuadamente materias primas y platos terminados? ¿La higiene personal qué valor tiene a la hora de cocinar? El pasado 19 de diciembre estuve en directo vía LinkedIn junto a Andrés García, formador y divulgador en calidad y seguridad alimentaria, para hablaros de ello.

Una charla para todos los públicos y sin grandes tecnicismos. Porque es época navideña de reuniones familiares o entre amigos. También hacemos grandes comprar y dedicamos horas a la cocina. En todo este contexto es valioso tener presentes una serie de consejos básicos a la hora de gestionar los alimentos y su seguridad. Por ello, te invito a leer este post.

Junto con Andrés, nos propusimos acercaros un conjunto de sencillas recomendaciones condensadas en tres bloques: la higiene, la contaminación cruzada y el almacenamiento. Podéis ver todo el directo a través de LinkedIn, o gracias a la plataforma YouTube y adjunta a continuación. Pero buscar en nuestra rutina esos 40 minutos puede ser tedioso, por ello me parece justo contarte lo más importante de esta charla.

El primer punto es la higiene, y no solo la personal. Sí, antes de entrar en cocina debes pasar las manos por agua caliente y jabón, además de cuidar gestos como tocarse el pelo o la boca. También debemos cumplir con la higiene de los utensilios, equipos y superficies que necesitemos. Es fundamental conocer las materias primas y el tratamiento que exigen, ¿es lo mismo trabajar con frutas y hortalizas que con carnes o pescados?

En el primer caso hablamos de productos que se sirven crudos, tras una breve manipulación, y en ellos la higiene eficaz es fundamental. Finalmente, no olvidemos la indumentaria: aunque no cocines con el chándal de correr, hay algunos consejos. Elige un vestuario limpio, no el de estar por casa haciendo tareas. Ya puestos, seleccionar un vestuario de colores claros para localizar manchas, y evita bolsillos delanteros o botones.

Un bloque muy importante es la contaminación cruzada, de la que ya te hablé en el post titulado «¿Qué es la contaminación cruzada?: «¡Mañana te compro una tabla roja!»». Tenemos que entender que este riesgo nos habla del posible paso de patógenos de un alimento a otro; bien sea por contacto directo, manipulación o los utensilios de cocina. Es esencial que las superficies y utensilios estén limpios y con unos usos bien definidos.

Por ejemplo, no utilicemos una misma tabla para cortar carnes crudas, carnes cocinadas y hortalizas frescas. Si no tenemos más remedio, asegúrate de limpiarlas debidamente antes de cambiar de alimento. Es esencial manipular carnes, pescados, mariscos, verduras o huevos crudos separados entre sí y de otros alimentos. Ten en cuenta que no debemos cocinar con anillos, relojes, pulseras u otros accesorios en las manos.

¿El motivo? Además de los peligros físicos asociados a perder un anillo durante el cocinado; podemos generar nuevos focos de contaminación. Algo similar ocurre con los trapos: úsalo para secarte las manos lavartelas adecuadamente, pero no para quitarte los restos de huevos o la ‘pringue’ de manipular una porción de carne. Ten cuidado al manipular otros recipientes, la tablet para mirar recetas o esa cuchara con la que pruebas la comida.

En estas fiestas, además, somos muchos los que nos sentamos a la mesa. No debemos olvidarnos de los alérgenos, dado que algún miembro puede tener alergia a algún alimento. Si no aplicamos pautas de higiene y cocinamos bajo ciertas pautas, podemos organizas un verdadero alboroto al contaminar otros alimentos. Y el último bloque, y no menos importante, el almacenamiento: antes, durante y después de las fiestas.

Las compras se realizan con tiempo: vigila la fecha de caducidad y descongela correctamente. Un correcto cocinado y control de la temperatura nos garantiza destruir una gran carga microbiológica. Pero recuerda que las bacterias crecen más rápido a temperatura ambiente, así que mantén los productos frescos y cocinados en refrigeración (incluidas sobras). Pero separa los crudos de los cocinados en distintas baldas, para evitar contaminarse.


Puedes leer otros contenidos relacionados como ««¿Natural? ¿E-s artificiales? ¿Sin conservantes?» En directo, seguimos analizando etiquetas», «Dos casos prácticos en el etiquetado: ¿por qué debemos prestar atención al detalle?».

🔸 Si te ha gustado suscríbete 📩 a OxoCarbenio con tu email (sobremesa ➡ o móvil ⬇).
🔸 Puedes compartir el artículo 📰 si crees que será interesante para otras personas 🆓.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s