Según el Ministerio consultamos el etiquetado, pero… ¿sabemos entender lo que ofrece?

El pasado 7 de enero se hacían públicos los resultados del estudio monográfico del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación relacionado con los consumidores y el etiquetado. En esencia, la finalidad sería intenta medir el grado de confianza hacia el sector alimentario de los consumidores, y estos datos pertenecen al tercer trimestre del pasado 2019.

Algunos medios han indicado que «el 70% de los consumidores consulta el etiquetado», algo que suena muy positivo, pero… ¿tiene truco? En este primer artículo de 2020 echamos un vistazo más profundo al barómetro. ¿Cuál es la información de mayor interés para el consumidor? ¿Es fácil encontrar dicha información? ¿Cuán difícil es comprender el etiquetado?

Os facilito la nota de prensa del Ministerio, aunque os invito a acceder a las diapositivas del barómetro. Recordemos antes de nada que dicho estudio no es más que una encuesta, con un listado de preguntas, a un total de 1.500 consumidores. Las comunidades autónomas con mayor número de encuestados fueron Andalucía (267), Cataluña (242) y Madrid (205). Las infografías también representan la opinión por edades o sexo.

ConsumidorEtiqueta2.jpg
Miramos las etiquetas, pero… ¿con el vistazo rápido al hacer la compra podemos extraer su información?

El primer detalle lo encontramos en su titular, donde leemos «El etiquetado de los alimentos interesa a los consumidores: 7 de cada 10 lo consultan siempre o casi siempre». Las infografías de barómetro nos indican que concretamente el 67% de los encuestados respondió “siempre o casi siempre”, mientras que un 12.5% lo hace “nunca o casi nunca”. Curiosamente, los encuestados con más de 55 años son los que menor atención prestan al etiquetado.

Del total de encuestados, el 66.3% sabía que dentro del etiquetado hay información de carácter obligatorio y otra que es voluntaria. Sin embargo, no encontramos ningún bloque de cuestiones que aclare si el consumidor sabe distinguir cuál es la parte obligatoria en toda etiqueta. Es decir, si sabe reconocer qué información se le debe garantizar siempre. Eso sí, el 70.2% se fija y logra encontrar la fecha de caducidad o consumo preferente.

Entender los riesgos que podría ocasionar sobre nuestra salud sobrepasar la fecha de caducidad es algo en lo que insistir. Por ello, es llamativo que dicha indicación sea la información más relevante del etiquetado para el consumidor. ¿La diferencia entre caducidad y consumo preferente? Te la contábamos en este artículo. También es importante una lista de ingredientes completa, indicaciones de alérgenos y condiciones de conservación.

ConsumidorEtiqueta3
El problema radica en que, aun consultando las etiquetas, la información no es fácil de entender

Pero entremos en el verdadero debate. En una escala de 0-10, valoran en 6.2 la facilidad para encontrar la información buscada en el etiquetado. En concreto, un 64.4% lo definen como “fácil o muy fácil”, pero hay un 17% que lo ven difícil. El asunto empeora cuando se pregunta sobre la facilidad para entender dicha información. ¿La valoración de los consumidores? Un 5.7 sobre 10.

Es decir, en términos escolares decimos que el alumno (en este caso el etiquetado) ha sacado un suficiente, un aprobado raspado. No es una nota para sentirnos orgullosos. Para un 55% de los encuestados es fácil entender la información, pero nos encontramos a un 25% que ha indicado que les resulta “difícil o muy difícil”. Entonces, ¿a una cuarta parte de la población les resulta difícil informarse de lo que están comiendo? Aquí nos encontramos un serio problema.

He tenido el placer de compartir dos charlas en directo junto a Andrés García (formador y divulgador en calidad y seguridad alimentaria) y Juan Giralt (tecnólogo de alimentos) en las que analizamos diferentes etiquetados y productos. Con ello, observamos la complejidad y el desacuerdo entre profesionales del sector. Os facilito ambos artículos al final. Quizás es solo mi opinión, pero la necesidad de una reforma del etiquetado y mejor legislación parecen evidentes.

Finalmente, resaltar que aproximadamente un 73% de estos consumidores encuestados afirman no rechazar la compra de un producto por contener algún ingrediente. No obstante, este dato podría estar sesgado si tenemos en cuenta el porcentaje de consumidores que no son capaces de comprender el etiquetado o, directamente, deciden no leerlo.

  1. ««¿Es legal? ¿No es legal? ¿Da lugar a confusión?» Revisamos algunas etiquetas controvertidas».
  2. ««¿Natural? ¿E-s artificiales? ¿Sin conservantes?» En directo, seguimos analizando etiquetas».

Puedes leer otros contenidos relacionados como «Apps en alimentación: ¿simplificar la decisión al gesto de escanear?», «Dos casos prácticos en el etiquetado: ¿por qué debemos prestar atención al detalle?».

🔸 Si te ha gustado suscríbete 📩 a OxoCarbenio con tu email (sobremesa ➡ o móvil ⬇).
🔸 Puedes compartir el artículo 📰 si crees que será interesante para otras personas 🆓.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s