¿Diferenciar un buen café de un ultraprocesado? No todas las opciones serán saludables

Cada mañana, para comenzar bien un nuevo día: una taza de café. Ese es el ritual de millones de personas. No tengo pruebas, pero así lo creo. Además, debo incluirme dentro de este grupo dado que prácticamente me levanto con el vaso de café en la mano. Por no olvidar que, a la tarde y si el día lo requiere, no puedo negarme al reencuentro.

La satisfacción que siento tanto por la divulgación como por ese amargo líquido me llevan hasta este artículo. Pero no todos los cafés son iguales, y por eso hemos dado una vuelta por el supermecado. ¿Qué tipos de café puede adquirir el consumidor? ¿Sabemos diferenciar cuándo estamos ante un ultraprocesado? ¿Qué posibles beneficios aportaría el café en la dieta?

Tiempo atrás dudábamos del café, e incluso se describió como una bebida peligrosa. ¿El principal motivo? La cafeína, señalada como la droga oculta del brebaje. De esta archiconocida sustancia química hablamos en «Cafeína, el alcaloide para comenzar bien el día»: beneficios o perjuicios, que dependerán de la dosis y la persona. Sin embargo, la evidencia científica actual parece haber demostrado que el café puede incluir ciertos beneficios en nuestra dieta.

CafeMercado2
En el mercado encontramos diferentes tipos de cafés, clasificados por formato y composición

Desconocemos exactamente los mecanismos que actúan, algo razonable si en cada taza se reúnen más de 1000 sustancias. Si te interesa, tratamos su complejidad química en «El café esconde mucho más que cafeína». Lo más importante es saber que en sus propiedades saludables influirá el tipo de grano, la producción del café, el producto concreto que compramos y los propios factores de cada consumidor. El café no afecta a todo el mundo de igual forma.

Sabemos que en esta compleja mezcla encontramos antioxidantes, compuestos fenólicos, tioles, vitaminas, aminoácidos o compuestos nitrogenados. En conjunto, sus efectos demuestran aportar ciertos beneficios: menor tendencia a la diabetes, enfermedades cardiovasculares o esclerosis múltiple. «Según los análisis más recientes, el consumo de café se asocia a una menor tasa de mortalidad» explica con detalle Santiago Campillo, biólogo y divulgador, para Vitónica.

De lo que estamos seguros es que todos los cafés no son idénticos, y por tanto no se les pueden atribuir las mismas cualidades. «Una realidad manifiesta es que las concentraciones de dichas sustancias varían de un café a otro. También sabemos que el café no afecta a todo el mundo por igual ni de la misma manera» señala Campillo. Por ello, intentaremos reconocer los diferentes tipos de café a nuestro alcance, y así evitar los menos saludables.

Con un paseo por el mercado nos encontramos con opciones bien clasificadas por estantes. Tenemos cafés en cápsulas, muy de moda actualmente. Cafés molidos y cafés instantáneos. También existe una categoría ‘superior’, los cafés gourmet, aunque en realidad acaban siendo del tipo molido. Entre estas clases observamos que se comercializan diferentes marcas y modalidades: solo leyendo la lista de ingredientes sabremos ante qué producto estamos.

CafeMercado3
Leche en polvo con un 19.8% de café soluble, en cápsulas… ¿puede considerarse consumir café?

¿Por qué decimos esto? Por un lado, habrá algunos que contienen exclusivamente grano de café. Este es el ingrediente único del producto, indiferentemente del formato. Pero existen los «cafés ultraprocesados»: incluyen grasas y azúcares que buscan dar palatabilidad al producto, en cualquier formato. Por no olvidarnos de los ‘preparados de cafés’ listos para su consumo: cappuccino, latte, con leche y demás líquidos que destacan más por el contenido en azúcares.

Un producto que contiene más leche en polvo que café tampoco entrará en la categoría de un buen café, por ejemplo. Consecuencia inevitable es que no todo lo que está en esa ‘sección de cafés’ en tu supermercado de confianza es café. En definitiva, si queremos que esa taza de cada mañana tenga alguna posibilidad de aportar beneficios sobre nuestra salud es importante que sepamos elegir un producto de calidad. Como ocurre con todos los alimentos en nuestra dieta.

«Curiosamente, en algunos estudios, el café instantáneo sí que ha dado resultados ligeramente positivos», detalla Santiago. Algo que podría deberse a que «los efectos beneficiosos estén relacionados no solo al café sino al comportamiento de los usuarios». Eso sí, no dudaré de que a quien le guste disfrutar de un buen café no se contentará con cualquier brebaje. Esto, para los amantes del café, es un punto a favor a la hora de seleccionar el adecuado.


Puedes leer otros contenidos relacionados como «Aceites de oliva no tan vírgenes, ¿su comercio podría perjudicar al consumidor o al sector?», «¿Los aditivos son sinónimo de ultraprocesados? Seamos serios, por favor.».

🔸 Si te ha gustado suscríbete 📩 a OxoCarbenio con tu email (sobremesa ➡ o móvil ⬇).
🔸 Puedes compartir el artículo 📰 si crees que será interesante para otras personas 🆓.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s