¿Qué son los bulos y fakenews? En directo, discutimos sobre un problema en auge

¿Cómo se define un bulo? Según la RAE, hablamos de «una noticia falsa propalada con algún fin». Este tipo de desinformación se difunde en la red y llega a millones de personas. Y sobre ello estuve hablando en directo con Andrés García, formador y divulgador en calidad y seguridad alimentaria. Una charla para aportar nuestro grano de arena en esta lucha.

En OxoCarbenio intentamos ayudar a desmentir bulos que surgen, como hicimos en «¿Cuántos bulos alimenticios pueden promoverse en un solo vídeo?». Este es solo un ejemplo. Agradezco a Andrés que haya contado conmigo para ayudar a hacerles frente. ¿Hay bulos desde la industria alimentaria? ¿Tiene responsabilidad el consumidor? ¿Hacia qué escenario nos dirigimos?

Al directo podréis acceder vía LinkedIn o gracias a la plataforma YouTube, en el canal de Inocuidad Alimentaria. Como de costumbre, lo tenéis a continuación y os animo a verlo completo. Durante 45 minutos estuvimos exponiendo casos asociados a la industria alimentaria y los alimentos, además de responder las dudas que surgían. Pero, ¿os cuento parte de la entrevista?

Algunas campañas en la industria alimentaria abren la puerta a las dudas en el consumidor, e incluso intentan aprovechar sus temores. Hemos pasado por más de una situación así, el ejemplo más reciente lo habíamos expuesto en «Aditivos, ¿la belleza de una historia sincera?». La primera pregunta que me lanzaba Andrés era debatir si este tipo de marketing también debería entrar dentro de la categoría de bulos, al ocultar parte de la información.

Aunque es más que cuestionable recurrir a estas campañas, tal vez sea más apropiado hablar de «información sesgada» que de bulos. Para aumentar las ventas es corriente destacar beneficios del producto, obviando los factores negativos. Tomamos como ejemplo el vino, pues su contenido en alcohol describe al producto. Algo que os discutí en otro post, titulado «El vino, ¿alimento o bebida alcohólica? Revisamos la legislación que lo define».

¿Dónde vemos la diferencia? Describir el producto evitando hablar del alcohol sería sesgar. Convencernos de que el mínimo contenido en resveratrol, un antioxidante natural, nos curará de un hipotético cáncer es un bulo. Roberto Ortuño, Director de Asistencia Tecnológica y Análisis de Ainia, nos alertaba del preocupante escenario en un estudio de Ainia: «En 2022 la mitad de la información que se consuma será falsa», siendo los españoles los consumidores más crédulos.

FakeNews2
El 30% de las noticias actuales son falsas, y los estudios señalan que este dato continuará en aumento

¿Tiene responsabilidad el consumidor? No debemos olvidar que los aditivos, de los cuales surgen innumerables bulos y campañas de marketing en su contra, se añaden con un fin tecnológico al alimento. Si el consumidor pide que el yogurt de fresa sea rosado, habrá que adicionar dicho colorante. La industria cumple con la demanda: si mejora la aceptación de un producto por ciertas características, es de esperar que se busque satisfacerlo.

Hablamos de la lista de Villejuif, una especie de listado de aditivos perjudiciales a evitar que surgió en dicha población francesa en 1973. Encabezaba el E330, el más peligroso y cancerígeno decían, que curiosamente coincide con el ácido cítrico. Sí, una sustancia química presente en numerosas frutas y verduras que consumimos a diario. «Pero, ¿no será igual natural que artificial?» preguntó Andrés. No hay ningún tipo de diferencia: el origen no define sus propiedades.

¿Qué otro bulo encontramosen las redes? La supuesta ‘sustancia venenosa’ que recubre frutas como las manzanas suele resurgir varias veces al año. No es más que una capa de cera, autorizada como aditivo, que protege al fruto. Para ser más exactos, estamos ante una sustancia que producen de forma natural numerosos vegetales. Lo hacen como medida de protección frente a las pérdidas de agua, la climatología o los microorganismos.

Esto es solo el comienzo, existen numerosos bulos que se difunden en redes y resurgen de sus cenizas cada poco tiempo. Te animo a que siempre te esfuerces en corroborar la información que recibes, provenga del canal que sea. Ten curiosidad, no te conformes con la primera lectura. Muchos profesionales se involucran a desmentir este tipo de desinformación. Y seguro volveremos con nuevos directos frente a los bulos. ¡Ánimo!


Puedes leer otros contenidos relacionados como «Hay mitos alimentarios que merecen ser cuestionados – Volumen X: ¿resfriado, vitamina C?», «Hay mitos alimentarios que merecen ser cuestionados – Volumen VIII».

🔸 Si te ha gustado suscríbete 📩 a OxoCarbenio con tu email (sobremesa ➡ o móvil ⬇).
🔸 Puedes compartir el artículo 📰 si crees que será interesante para otras personas 🆓.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s