¿Han sacado un turrón de patatas fritas? Echamos un vistazo a esta peculiar innovación navideña

Este tipo de artículos son las ‘movidas’ que me gusta traer, de vez en cuando, al blog. Para vosotros. Son situaciones donde lo divertido y lo sorprendente se entremezclan de forma homogénea, pero dan un resultado atractivo (divulgativamente hablando). De sabor ni idea. Pero bueno, ¿qué tal si desgranamos lo que esconde esta especie de turrón de patatas fritas?  

Es difícil encontrarle un digno rival a la locura navideña que ha sacado Lay’s, y es que echándole un vistazo es una auténtica barbaridad. Como nos acercamos a estas fechas, tan solo a un mes, te propongo repasar este peculiar turrón con la opinión de profesionales. ¿A qué viene este producto? ¿De verdad hay patatas fritas ahí dentro? ¿Cómo es posible que lo llamemos «turrón»?

Un producto llamativo para la navidad… otra vez

A mí no me queda ninguna duda de que la industria alimentaria es una caja de sorpresas. Basta con tomar este caso como ejemplo: una empresa que elabora patatas fritas y otros snacks, pero quiere meter baza en el mercado navideño. ¿Qué podríamos hacer? Está claro que las patatas no van a encajar bien, porque tenemos asociada la Navidad a una especie de excusa para ponernos “hasta arriba” de dulces. Y si no vendes bombones… ¿habrá que fabricarlos?

Así parece que nace esta movida del turrón de patatas fritas, digo yo. «La marca de patatas fritas ha decidido, este año, apostar por una receta con sello de alta cocina junto al reconocido y premiado chef Albert Adrià» cuentan desde 20Minutos. Sin embargo, esta no es la primera innovación navideña que lleva la firma del chef catalán. Turrones de cerveza, de vinagre y frambuesa o de alga nori ya forman parte de un surtido de sabores poco convencionales.

«¿Eso es todo lo que tienes?», me dirás. Resulta que no, que podemos seguir sumando propuestas como el turrón de “pan, aceite y chocolate”, el de mojito, el de fresas con curry, de vermut o de gintonic. Echa un vistazo si no me crees. La conclusión a la que uno llega es que, mientras le des forma de lingote, el relleno podrás hacerlo de ‘papas’ bravas o hasta de huevos rotos con chorizo.

Una bolsa de patatas fritas, chocolate y caramelo

He necesitado dos cafés para poder leer semejante lista de ingredientes. Nos encontramos chocolate blanco, caramelo, chocolate negro, nueces de macadamia y un 14,4% de patatas Lay’s. Sí, lo de las patatas no es ninguna broma, están incluidas como tal en la formulación. En palabras del propio Adrià, según Cadena SER, «lo importante era que la patata estuviese muy presente, tanto en el sabor como en la textura». Ahí llevas el reto culinario-alimentario.

«Tecnológicamente me parece una maravilla. Nutricionalmente, vale más salir corriendo» decía Beatriz Robles, tecnóloga de alimentos y divulgadora científica, en el tweet detonante de este artículo (y que te he dejado abajo). Porque tiene razón, desde el punto de vista tecnológico es una auténtica pasada. Sobre todo, si consiguen que ese turrón cruja cual patata frita, teniendo en cuenta la temperatura y humedad. Aunque a lo mejor lo hace por el tema de las nueces, ¿no?

Por el otro lado, este turrón engorda la lista de terrores de la nutrición. «Con más kcal que el famoso palmerón de chocolate. ¡Y encima sabe a patatas fritas! Lo tiene todo… para destrozar tu páncreas» matizaba Miguel Ángel Granado, formador y divulgador en Seguridad Alimentaria. No le falta razón con esas 615 kcal. Llévate algunos datos más: el 30% de este producto son azúcares, y en cada 100 gramos encontrarás 45 g de grasas y otros 44 g de hidratos de carbono.

¿Llamar «turrón» a esta ‘abominación culinaria’?

«Legalmente se puede llamar “turrón” por los pelos, porque eso de turrón tiene la forma» añadía Miguel Ángel Lurueña, Doctor en Ciencia y Tecnología de los alimentos y autor del blog gominolas de petróleo, en ese maravilloso hilo en Twitter. ¿Cómo es posible que se pueda denominar «turrón»? Esta es la pregunta más inquietante de todas, lo sé. Que una amalgama de nueces, chocolate y patatas de bolsa consiga que en su envase luzca la palabra «turrón».

¡No nos queda otra! Tomamos la legislación y buceamos en ella para conocer el motivo. Nos encontramos los “turrones diversos”, descritos como «las masas obtenidas por amasado, con o sin cocción, de almendras que podrán sustituirse total o parcialmente por cualquier otro fruto seco, pelado o con piel, crudo o tostado y otras materias básicas e ingredientes». En definitiva, «un cajón de sastre (desastre, más bien), donde se incluyen los turrones donde la almendra se ha sustituido por otros ingredientes» agregaba Lurueña.


⏩ ¿Te gustaría no perderte contenidos como este? Suscríbete ahora

⏩ Comparte este artículo si crees que será interesante para otras personas. 🆓 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s