Patatas Gafas APPCC 1

Unas gafas en una bolsa de patatas fritas: ¿Cómo ha podido superar el APPCC?

Sin lugar a dudas, la realidad siempre supera a la ficción. Por mucho que los cineastas más laureados lo intenten, parece que el mundo real siempre tiene la última palabra. Unas gafas graduadas aparecen en una bolsa de patatas fritas cerrada, y la mágica viralidad de las redes sociales hace el resto. Si no me crees, dejo por aquí una de las noticias que lo cuentan.

Capacitación del personal, fallos en el APPCC, el detector de metales, sabotaje interno e incluso una estrategia de marketing son ideas que han surgido. La imagen es muy cuestionable, pero no todas las empresas alimentarias trabajan igual. ¿Cuál es la historia detrás? ¿Qué significa eso del APPCC de la industria alimentaria? ¿Conoces el plan de Food Defense?

La historia detrás de unas patatas fritas.

Estás haciendo la compra en el super, coges una bolsa de patatas fritas al azar y… ¡sorpresa! Eso parecen unas gafas de vista, con una montura de pasta negra y sus dos cristales íntegros. ¿Tú también piensas en darle la vuelta a la bolsa? Tal vez es una promoción con premio. Eso podría haber pensado la clienta que se encontró con semejante imprevisto. Fotografía desde varios ángulos, que nadie crea que esto es fake, y lo colgamos en Twitter.

La empresa dueña del producto hizo su aparición con un mensaje, cuanto menos, peculiar. Chistoso, y restando importancia a la situación, Cortijo del Olivar indicó que eran las gafas que uno de sus empleados había perdido: el famoso Manolito. El tweet ha ardido en redes, con numerosas opiniones que han puesto en juicio los controles de calidad y seguridad de la empresa. Pero, ¿podría ser todo esto una estrategia de marketing bien medida?

Pues, aparentemente, no. ¿Cómo justificar que unas gafas terminasen en la bolsa de patatas? Según las explicaciones, el trabajador «no las usa habitualmente y no se dio cuenta de que se le habían caído durante la reparación. Avisó de lo sucedido a sus compañeros, pero ni el equipo de limpieza ni el resto de trabajadores las vieron». Incluso puedes ver en vídeo cómo lo justifican. El pasado 9 de abril emitieron una nota de prensa en sus redes sociales.

¿Para qué sirve el Sistema APPCC?

Análisis de Peligros y Puntos de Control Críticos, o por sus siglas, APPCC. Te has quedado igual, ¿no? Bueno, lo que quiero que sepas es que dentro de la Industria Alimentaria implantamos nuestros propios métodos para garantizar la seguridad e inocuidad de los alimentos que llegan al consumidor. Esto es algo esencial, porque no nos interesa que el cliente se lleve un disgusto al comprar. O peor aún, que el alimento que adquiere suponga un riesgo para su salud.

Te digo más, según el Real Decreto 852/2004 las empresas alimentarias están obligadas a implantar el APPCC. Este sistema es la clave para analizar, evaluar y controlar los peligros que pueden afectar sobre la salud de los consumidores. Lo que hacemos es evaluar las materias primas, los procesos de elaboración y los equipos que intervienen. Y no solo identificamos peligros específicos, los clasificamos entre físicos, químicos o biológicos.

Te pongo ejemplos: esquirlas de metal, restos de un desinfectante de limpieza o el crecimiento de un determinado microorganismo; respectivamente. Y actuamos sobre ellos, establecemos límites críticos, los vigilamos y documentamos lo que ocurre. El APPCC es un sistema preventivo y esencial para lograr la inocuidad de los alimentos, y hay que asegurar el control de todos sus PCC. Pero, ¿de verdad está la pérdida de unas gafas valorada como un peligro en nuestro APPCC?

Patatas fritas gafas manolito APPCC

El plan de Food Defense y los sabotajes

Unas gafas no son un peligro específico que surja de la materia prima o el proceso de elaboración, seamos claros. Por tanto, sería raro tener contemplada su pérdida en el APPCC. Esto no invalida que sea un fallo severo, porque este objeto (aun siendo vistoso) ha terminado en manos del consumidor, con el riesgo de haberse quebrado. Y podrías preguntarte, ¿cómo es posible que el producto superase un detector de metales con unas gafas en su interior?

Surge otra alternativa: el sabotaje interno. Vamos, que el trabajador introduzca el peligro intencionadamente. No es el caso aquí. Pero ahora que te he hecho pensar en ello, ¿dudarías de la industria alimentaria? No lo hagas, porque para ello existe el plan Food Defense, que establece medidas para reducir la posibilidad de que un alimento se contamine deliberadamente. Sin olvidar de la formación y vigilancia tanto de personal como instalaciones.

Ya has visto que con el APPCC cubrimos los peligros no intencionados, y gracias a Food Defense complementamos la inocuidad del producto evaluando el riesgo de que un trabajador descontento cometa sabotaje. Además, existen otros programas que actúan sobre aspectos fundamentales como la higiene del personal y la manipulación de los alimentos, para evitar contaminaciones. Se hace un esfuerzo titánico por ganar la lucha en inocuidad de los alimentos.

Recordaremos las gafas de Manolito como un incidente puntual y especialmente vistoso, pero no por ellos menos grave. Pero ten presente que, por suerte, toda la industria alimentaria no opera igual.


⏩ ¿Te gustaría no perderte contenidos como este? Suscríbete ahora

⏩ Comparte este artículo si crees que será interesante para otras personas. 🆓 

Puedes leer otros contenidos relacionados como «La industria alimentaria como modelo de gestión: seguridad antes y durante el coronavirus», «Nutriscore y la polémica con los aceites de oliva, ¿Qué es lo que ocurre aquí?».

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s