Codex Alimentarius Inocuidad Twitter

Reflexiones sobre Inocuidad Alimentaria vía Twitter | Un evento del Codex Alimentarius

Seguimos en la semana post-inocuidad, si es que algo así existe. El pasado 7 de junio celebramos el Día Mundial de la Inocuidad de los Alimentos 2021, pero el viernes anterior ya se iba caldeando el ambiente por parte de organismos como el Codex Alimentarius.

¿Por qué te cuento todo esto? El citado 4 de junio se celebró a través de la cuenta de Twitter del Codex Alimentarius un evento en formato chat al que fui invitado. La idea me pareció interesante, porque invitaba a los participantes a reflexionar sobre la inocuidad alimentaria a través de una serie de preguntas. Y os quiero compartir mi aporte al mismo.

La inocuidad de los alimentos, ¿cosa de todos?

La primera pregunta lanzada a los seguidores de este evento era, precisamente, esta. ¿Es la inocuidad de los alimentos cosa de todos? Y la respuesta es rotunda: por supuesto que sí. En esta línea marcamos el evento de Veraliment del que os lancé la crónica hace unos días. Todos los actores de la cadena somos responsables de la inocuidad, desde los proveedores hasta los mismos consumidores en nuestros hogares.

Las decisiones que tomamos alrededor de los alimentos pueden favorecer la inocuidad y hacer al producto perjudicial. Cuando los manipulamos, al cocinarlos, al conservarlos de manera adecuada (o no). Pero no era la única pregunta que afectaba más allá de la industria. Porque, ¿crees que la inocuidad afecta sobre la salud y nutrición? En esta línea, no debemos olvidar que alimentarse no es solo una necesidad.

Hoy en día alimentarse también es una elección. Los mercados, costumbres y situaciones económicas son diferentes. Ni todos podemos acceder a los mismos alimentos, ni todos los alimentos son igualmente saludables. Por ello cobra mayor relevancia el acceso a información veraz y de calidad. La inocuidad es tan necesaria como todas las acciones que fomenten la información nutricional.

¿Cómo podemos asegurar la Inocuidad Alimentaria?

Existen varios puntos a tratar en este apartado. Por un lado, podemos hablar de la industria, que debe cumplir con que los alimentos sean seguros. Pero las certificaciones como BRC o IFS no son una garantía de una correcta cultura de inocuidad, porque ello supone más. De igual manera, la inocuidad afecta a los consumidores y estos exigen garantías de lo que los alimentos que adquieren son seguros e inocuos. ¿Cómo podemos cumplir con ello?

La industria se esfuerza por garantizar dicha inocuidad, de ello no debe quedar duda. Pero, para trasladárselo al consumidor no basta con ello. Debemos apostar por la transparencia, la comunicación y la divulgación. Hacerles partícipes de la producción de los alimentos. Comunicar no solo cómo se hacen las cosas, también los errores y las retiradas de productos de manera cercana y comprensible, de manera visual y a la vanguardia de los medios actuales.

La pandemia por la COVID19 nos ha demostrado la cantidad de desinformación que se genera, y hacerle frente también es inocuidad. La inocuidad se logra cuando todos los integrantes del sector, desde la producción primaria hasta el consumidor, son conscientes de su labor. ¡Y del riesgo tras sus actos! Debemos ser conscientes de nuestra parte para lograr la inocuidad. Incluyo a los consumidores, responsables de conservar adecuadamente los alimentos adquiridos.

7 preguntas de Inocuidad en Twitter

El evento, guiado por el hashtag #DMIAChat, se dejó guiar por un sencillo guion que invitaba a reflexionar, como te decía. Algunos de los puntos que he querido trasladar en este artículo surgen de las propias preguntas planteadas. Pero, para ser más conciso, te dejo aquí un hilo en mi Twitter con las siete preguntas que nos propuso el Codex Alimentarius en esta previa al Día Mundial de la Inocuidad de los Alimentos. También con mis opiniones.

Enlace al hilo en @MigueMateo26 | OxoCarbenio


⏩ ¿Te gustaría no perderte contenidos como este? Suscríbete ahora

⏩ Comparte este artículo si crees que será interesante para otras personas. 🆓 

Puedes leer otros contenidos relacionados como «Alimentación y marketing… ¿natural? ¿emocional? Analizamos el último ejemplo de ColaCao.», «‘La colza’ y ‘el mal de las vacas locas’: dos graves incidentes en la seguridad alimentaria».

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s