Huevos Nevera Conservación 1

¿Qué hacer con los huevos si se estropea tu nevera? Temperatura, conservación y caducidad

Te despiertas una mañana, somnoliento. Te encaminas hacia la cocina a por algo de agua fría, para ir espabilándote. Es entonces, y no antes, cuando descubres que algo en la nevera falla. Esto no está como debería, y tus peores temores se hacen realidad: no enfría, se ha estropeado y no sabes cuándo ha ocurrido.

Vale, lo puedo aceptar, pero… ¿Qué hago con todos los alimentos que había dentro? ¿Con esa docena de huevos que tengo? Sí, en este artículo tratamos con un alimento muy sensible. Vamos a ponernos en contexto para tomar decisiones. ¿Por qué se guardan los huevos en la nevera? ¿Con los métodos de cocción lo resolvemos? ¿Qué hace si se rompe la cadena de frío?

Huevos, verano y nevera rota, ¿Qué hacemos?

Esa fue la gran pregunta que lancé al océano que es la red social de LinkedIn. Lo hice tras sufrir un debate similar en lo personal, para que engañarnos. Quería conocer si mi red de contactos apoyaba mi decisión o veía otras opciones más favorables. Aquí tienes la publicación, con su historia incluida, pero vamos a ver los resultados con un poquito de gracia a continuación.

Las opciones se movían en todas las direcciones. Desde los extremos, donde podíamos decidir si no corría ningún peligro en seguir consumiendo dichos huevos con normalidad hasta desecharlos inmediatamente. Luego, dos alternativas más meditadas, en punto medio. Gastar varios en el desayuno y tirar los restantes; o cocerlos para aplicar un tratamiento térmico que amplíe su vida útil unas horas más con ciertas garantías.

Huevos-Nevera-Conservación-Encuesta

Tras 150 votos, con un 46% sale victoriosa la opción de desechar los huevos. ¿Te parece drástico? Los huevos son uno de los alimentos más delicados en su conservación y consumo, y cualquier fallo en su preservación puede conducirnos a una intoxicación alimentaria. Esto también aplica sobre derivados con base de huevo, como la tortilla o la mayonesa. Dichosa salmonella, lo que nos haces sufrir. Tras ello, se imponen opciones como la cocción o el ‘no tener miedo’.

¿Guardar los huevos en la nevera?

Sí, seguro que te lo has preguntado alguna vez. Más todavía cuando en el supermercado están a temperatura ambiente, ¿verdad? La respuesta está en la cáscara del huevo. Los cambios de temperatura provocan que aparezca humedad en la superficie de muchos productos, pero en el caso de los huevos toma especial relevancia. Su cáscara porosa permite que dicha humedad se filtre al interior del alimento, arrastrando la suciedad superficial y posibles patógenos.

Su conservación no es cuestión de frío, es de estabilidad: se busca una temperatura constate. Por eso, de la granja al supermercado se transporta a temperatura ambiente, mientras que allí no se refrigeran para impedir futuros cambios al adquirirlos. Una vez en casa, nosotros los almacenamos en frío para que nos duren más tiempo, principalmente. Pero me parece interesante que tengas presentes otros tips sobre su conservación en el hogar.

El primero es que debes almacenarlos en el interior de la nevera, nada de en la puerta. La huevera es el diablo, ¡deshazte de ella! El motivo es el mismo: evitar las fluctuaciones de temperatura. Dejarlos a la intemperie es más de lo mismo, porque la temperatura dentro de casa no es igual todos los días. Además, como cualquier alimento, el huevo fresco agradece el frío para conservar mejor sus propiedades y reducir el riesgo de una intoxicación alimentaria.

Huevos-Nevera-Conservación-Cocción

Métodos de cocción para evitar intoxicaciones

¿Los riesgos desaparecen si cocino el huevo? Aplicar calor a los alimentos ha sido y será uno de los grandes aliados frente a las intoxicaciones alimentaria. Pero ten presente que los riesgos no se eliminan permanentemente por tratar térmicamente un alimento, ¿de acuerdo? Con estas técnicas reducimos el número de microorganismos presentes, pero siempre lograrán sobrevivir algunos de estos bichitos que comenzarán a multiplicarse lo más rápido posible.

Llámalo instinto de supervivencia, si quieres. Pero ten en cuenta que por cocer esos huevos o preparar una tortilla no logramos un alimento indestructible e inalterable. Son fundamentales dos situaciones aquí. La primera es aplicar correctamente el método de cocción: si la temperatura no es la necesaria, o no llega a todo el alimento, es posible que una colonia nada despreciable sobreviva y nos cause algún que otro problema por consumir el alimento.

Pero es aún peor no conservar el alimento cocinado adecuadamente. Una tortilla o unos huevos cocidos deben mantenerse en refrigeración hasta su consumo. ¿El motivo? Ponerles trabas a esos bichitos supervivientes, impidiendo que se multipliquen de nuevo. Por ello la opción de cocer los huevos no iba a sacarnos las castañas del fuego en nuestra encuesta: tras la cocción no tendremos mucho que hacer si la nevera sigue rota.


⏩ ¿Te gustaría no perderte contenidos como este? Suscríbete ahora

⏩ Comparte este artículo si crees que será interesante para otras personas. 🆓 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s