Colaboración-Diario-Sevilla-Moho-Alimentos-Portada

¿Alimentos con moho que aun puedes comerte? | Colaboración con Diario de Sevilla

¡Hola, querido lector! En esta ocasión te dejo por acá mi última colaboración, esta vez con Diario de Sevilla (lo de la ciudad natal mola mucho, sí), en el que hablamos sobre la aparición de mohos en alimentos, los riesgos que conllevan y algunos alimentos que podrías consumir a pesar de la aparición de mohos. Pero es importante explicar por qué puedes y cómo hacerlo de forma segura.

Según la OCU hay 3 alimentos con moho que sí comer

Esta colaboración nace a partir de una publicación desde la Organización de Consumidores y Usuarios en la que hablaban de la aparición de moho en alimentos. Te dejo por aquí en enlace, además de la píldora de información que lanzaron en Twitter. Este tipo de comunicaciones me parecen estupendas, siempre y cuando nos den una explicación convincente de los motivos.

En esta ocasión, la parte que nos cuenta qué narices es el moho y los problemas que conlleva está bien. Poro luego nos dicen que no tenemos que preocuparnos de tres grupos de alimentos: jamones y embutidos; quesos duros; frutas y vegetales turgentes. La pregunta sale de manera automática: ¿Por qué estos superhéroes se libran? Y de ello me preguntaron a mí, aquí puedes leerlo.

Por qué podemos comer estos alimentos con moho

¿Cuándo podemos consumir un alimento a pesar de que aparezca moho en su superficie? Básicamente, que el moho no suponga un peligro depende de la densidad del alimento y la facilidad de que pueda penetrar el moho en este. Por ejemplo, no será igual un queso duro curado que una loncha de queso para fundir. Como les comentaba en la colaboración, «en alimentos que son muy blandos, es muy fácil que el hongo prolifere y llegue a capas internas».

Colaboración-Diario-Sevilla-Moho-Alimentos-Queso-Jamón-Vegetales

¿Cómo podemos consumir estos alimentos excepcionales de forma segura? Los que menciona la OCU cumplen con un requisito: la densidad y textura dura del alimento. Jamón y embutidos curados, quesos duros, vegetales como zanahorias. Eso sí, siempre retirando un margen de seguridad alrededor del hongo visible: «retirar al menos de dos centímetros a dos centímetros y medio desde la zona segura», y es importante «hacer un corte radial».

El uso de mohos en la producción de alimentos

A diferencia de las bacterias, los hongos son organismos pluricelulares que constan de raíces que penetran e invaden el interior del alimento, mientras que el tallo y las esporas se muestran sobre la superficie aportando colores. Sabemos que hay especies que causan reacciones alérgicas y problemas respiratorios, sin olvidar aquellas que pueden producir micotoxinas en el alimento: sustancias químicas tóxicas relacionadas con distintas enfermedades, como el cáncer.

Pero también existen especies de hongos beneficiosos, que se utilizan en la elaboración de alimentos. Por ejemplo, variedades de quesos como el Roquefort, Gorgonzola o Camembert los utilizan durante la maduración y fermentación del producto, y son sanos para su consumo. O variedades específicas de vino que se elaboran con uvas podridas atacadas por la variedad de hongo Botrytis cinérea: este hongo altera la uva cambiando la viscosidad y sabor del vino.


⏩ ¿Te gustaría no perderte contenidos como este? Suscríbete ahora

⏩ Comparte este artículo si crees que será interesante para otras personas. 🆓 

Otras colaboración que puedes leer: ¿Usar el aceite de frituras para guisar? | Colaboro con el Consultorio ‘Aló Comidista’ de El País

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s