Tres reclamos que sobran en el etiquetado de una leche entera: analizamos un nuevo caso práctico

Diez de la mañana. Viaje en coche hasta Madrid. Tercer café del día. Miras por la ventanilla y ahí está, un camión de una marca de lácteos, llámese X, transportando su producto. Con unos reclamos muy divertidos en los laterales del vehículo, porque hay que aprovecharlo todo. Menudas risas me eché, ¡cómo somos de divertidos los de la industria alimentaria!

Pero también tomé nota y lo dejé bien apuntado para traerte un artículo que te divierta y te haga reflexionar. Volvemos con un nuevo caso práctico en el etiquetado alimentario que es impresionante. ¿Se ponen a la venta productos caducados? ¿Puede una leche entera contener gluten? ¿Eso de «homogeneizar» la leche es importante decírselo al consumidor?

Procede de leche fresca: no está caducada

El primer eslogan que vamos a comentar es maravilloso. «Leche fresca» nos dicen, tal cual. Por si tenías dudas: que sepas que no te la estamos vendiendo caducada. Obviamente es una preocupación que tiene el consumidor y que debemos aclarársela, porque es muy probable que otras marcas de lácteos los elaboren, los dejen madurar y esperen a que su producto caduque en fábrica para sacarlo al mercado. Es una práctica totalmente legal y muy extendida.

Por favor, a lo que hemos llegado. Las líneas superiores son completa ironía, tengamos la fiesta en paz. No debería tener que explicar este punto, pero por si acaso: todos los alimentos que se venden al consumidor han superado antes unos estudios de vida útil que nos informan de su durabilidad. Con esta información científica establecemos una fecha de consumo y añadimos otras pautas como el método de conservación y otra fecha secundaria una vez abierto el envase.

Leche-Etiquetado-Gluten-Caducidad-Homogenea

Clasificamos los productos entre los que presentan fecha de caducidad o aquellos con fecha de consumo preferente. Todo esto te lo explico en otro artículo, titulado «Consumo preferente, fecha de caducidad y caducidad secundaria, ¿sabes distinguirlas?». Aclarado esto, ¿volvemos a la leche? Si coges un envase, verás que aparece marcada una fecha de consumo preferente. Además, se le aporta más información al consumidor: una vez abierta hay que almacenarla en el frigorífico y se recomienda consumirla en un plazo próximo, entre 3 y 5 días aproximadamente.

Leche homogeneizada, nada de la grasa por su cuenta

El segundo eslogan podría llamar la atención de algunos consumidores, pienso. ¿Qué significará eso de «Leche homogeneizada»? ¿Un nuevo producto que han sacado? Estamos tratando con otro mensaje innecesario. Que una leche esté homogeneizada quiere decir que los componentes que forman la mezcla no se pueden distinguir. Significa que las características del producto (aspecto, color, sabor o ingredientes) son iguales en todo su contenido, en este caso leche.

Por aclarar más, si puedes distinguir los componentes de la mezcla hablamos de que es heterogénea: un vaso con arena y agua, por ejemplo. Pero, ¿cómo hacemos para que sea idéntica desde la primera a la última gota de leche? Ten en cuenta que la leche procede de mamíferos como las vacas, que no siempre dan la leche con la misma cantidad de grasa. Esto depende de la época del año, su alimentación, los cuidados que reciben o del propio animal.

La leche ordeñada tiene un color amarillento por las partículas de grasa. Esto cambia al llegar a la industria, donde se divide su fracción acuosa de su fracción grasa para volver a mezclaras en un porcentaje exacto. He aquí las leches enteras, semidesnatadas y desnatadas. La leche se homogeniza para integrar esa grasa en pequeñas gotitas, dándole su color blanco. Te conté más en «Coronel Landa, dígame, ¿cómo se altera esa leche ordeñada antes de su consumo?».

Leche-Etiquetado-Gluten-Caducidad-Homogenea-Ordeño

¿Sin gluten? ¿No le habéis migado pan a la leche?

El tercer y último punto no es la primera vez que lo criticamos, porque nos lo encontramos en numerosos productos. Posiblemente sea uno de los reclamos más promovidos por la industria y más demandado por los propios consumidores. Hablamos de incorporar ese «Sin gluten». Pero, ¿a qué se debe esto? En su mayor parte, a que el consumidor no sabe qué es el gluten, en qué alimentos se puede encontrar esta proteína o cuándo existe un riesgo para la salud.

Gracias a estos mensajes, que llegan desde numerosos frentes más allá de la propia industria, nos encontramos con que el consumidor piensa que el gluten es algo perjudicial. Y oye, si estás preocupado, a mí como industria no me cuesta nada decirte que en mi producto no hay. Por supuesto, es cierto que una parte de la población es sensible, alérgica o intolerante al gluten. Una patología que debe ser diagnosticada por un especialista y que alterará su alimentación.

El gluten está presente en cereales de secano como el trigo, además de en alimentos o productos que deriven de estos. Te conté muchísimo más en un artículo titulado «Los alimentos arrojan sombra, no gluten: el marketing del imparable etiquetado ‘sin gluten’» que no debes perderte. Las vacas no producen leche con gluten. Y, por supuesto, nadie le ha migado pan o galletas antes de venderla. Eso está prohibido y sería fraude alimentario (además de una cerdada).


⏩ ¿Te gustaría no perderte contenidos como este? Suscríbete ahora

⏩ Comparte este artículo si crees que será interesante para otras personas. 🆓 

⏩ Otros casos prácticos sobre etiquetado: «Legislación tras la ensaladilla de (muy poco) cangrejo: un nuevo caso práctico sobre etiquetado», «Review de la ‘crema de cacao Realfooding’: el día que elaboraron un ultraprocesado».

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s